Blog updates

Latest news & updates
Negocios y emprendimiento

Entender la carta del Informe de Vida Laboral.

16/11/2013

Anualmente, la Tesorería General de la Seguridad Social nos envía una carta con la historia de vida laboral. El número de días cotizados, el grupo laboral al que pertenecemos, el tipo de jornada que realiza y el importe de la base de cotización son los elementos más relevantes que le servirán para planificar mejor nuestra jubilación.

Lo primero que comprobaremos cuando recibamos la carta con el informe de vida laboral es el estado de nuestras altas. A cualquier trabajador le sorprendería saber que su empresa no le ha dado de alta en la Seguridad Social o que se suceden periodos de bajas. Es raro pero puede ocurrir.

-Altas y bajas.
Sea cual sea nuestra edad, debemos interpretar los datos que incorpora el informe de vida laboral. La información que nos afecta a corto plazo es la relacionada con las fechas de nuestra vida laboral. No es lo mismo la fecha de alta que la de efecto. Si algo no nos cuadra, podemos solicitar una actualización de los datos a la Seguridad Social. Debemos comprobar que todas las fechas de alta, de efecto y de baja se corresponden con las situaciones por las que hemos pasado durante nuestra vida laboral.

-Días cotizados
Un dato que nos llamará la atención es el número de días totales cotizados. Aunque se habla años mínimos cotizados, en realidad, se cuenta por días. Eso está bien pensado porque hay meses con 28 y otros con 31 días.

-Jornada y Grupo.
También es importante destacar que un día cotizado no supone una jornada cotizada al 100%. Para comprobar estos datos, debemos analicar  el término CTP, esto es, el porcentaje que indica a cuánto está cotizando ese trabajador con respecto a su jornada laboral. Por ejemplo, si tenemos un contrato temporale con jornadas de ocho días al mes, entonces el CTP no será al 100%.

Por otra parte, los expertos recomiendan que analicemos cuál es el grupo de cotización en el que estamos ubicados. Existen 11 grupos, desde Titulados Superiores hasta Peones. Dependiendo del grupo, el importe mínimo de nuestra base de cotización será mayor o menor. Es decir, si estamos como Ingeniero, nuestra empresa no podrá cotizar por nosotros por debajo de los 1.051 euros al mes; pero si estamos como subalterno, esa base mínima se reduce a los 753 euros. El salario que percibimos puede ser menor a la base mínima, pero la empresa está obligada a cotizar por esta cantidad que determina la ley. En cuanto a las bases máximas, son iguales para todos (3.425,70 euros), pero esta base no coincide con la pensión máxima (2.334 euros).

-Base de cotización.
Hay que recordar que la base de cotización se calcula en 12 pagas, independientemente de cuál sea nuestra retribución laboral (14, 16 o más pagas al año). En la carta de la Seguridad Social incluyen las 12 últimas bases. Pero no las 24 últimas, que servirían para calcular, al menos, una prestación por invalidez. Además, muchos complementos salariales variables, no están incluidos en la base cotizadora.

-Base reguladora.
Tras actualizar todos los datos anteriores, llega el momento más importante: intentar calcular nuestra futura pensión con los datos de las cotizaciones. Hay que tener en cuenta que la base de cotización que aparece en la carta no es la base reguladora, por la que se calcula la pensión. Si estamos a punto de jubilarnos, necesitaremos conocer las últimas 180 bases de cotización correspondientes a los 15 años previos y dividirlas por 210 (en el año 2022, este cociente será entre las últimas 300 bases -25 años- y 350).

Una vez realizados estos ajustes, obtendremos la base reguladora a la que deberíamos aplicar los reductores (en caso de jubilación anticipada). Sólo después, se aplicará el porcentaje que le corresponda de esa base según su vida laboral: con 15 años cotizados, le pagarán el 50% de esa cifra; con 37 años y medio, el 100%.

Si todavía nos quedan muchos años para jubilarnos, podemos calcular una proyección, teniendo en cuenta la ley actual. Es decir, calcular el número de años adicionales que, como mínimo, debemos seguir cotizando; así como una posible prestación, si se mantuvieran las bases de cotización actuales.

¿Cómo obtener el informe de vida laboral?

Fuentes consultadas: finanzas.com, Luis Sáez de Jáuregui, director de Vida, Pensiones y Servicios Financieros en Axa España.